martes, 20 de noviembre de 2018

#msj #esojuven #los49


Llegamos a Madrid con las maletas llenas de ganas, nervios e ilusión de lo que íbamos a vivir ese fin de semana. Después de horas de bus llegó el primer momentazo de la convivencia, reencontrarnos, año tras año las conexiones entre nosotros crecen más y más, también incluimos a gente nueva que empieza a formar parte de #lafamiliaqueseelige.

Todos juntos disfrutando al máximo de lo que vivíamos empezamos el reto; ese fin de semana se nos proponía un entrenamiento para que luego desde nuestras ciudades fuéramos capaces de cambiar el mundo, ¡que difícil suena dicho así! pero es mucho más fácil de lo que parece, solo tenemos que proponernos hacer esos pequeños cambios con la gente de nuestro entorno, y así llevar esta iniciativa muy lejos. Esa es nuestra esencia, la esencia del MSJ, los pequeños detalles que generan grandes cambios.
Ha sido una experiencia muy intensa, hemos aprendido a sentir el mundo de manera diferente; cambiando los filtros que nos ponemos al mirar nuestra realidad por los de la alegría, la esperanza y el amor, hemos escuchado a nuestro corazón desde distintas melodías y nos hemos dado cuenta de cómo queremos vivir y lo que realmente necesitamos para ello.

Hemos compartido muchísimos momentos especiales, ratos de canciones, guitarra y cajón, ratos de reír y también de emocionarnos y abrazarnos ante la inmensa felicidad de estar todos juntos, hemos sonreído mucho, y nos hemos dado cuenta de lo que de verdad importa. En este finde también han habido momentos de reflexionar sobre nuestra fe y de acercarnos un poquito más a Jesús de Nazaret, él nos ha inspirado en como cambiar el mundo.
Y lo mejor de todo es que aparte de llevarnos un maravilloso recuerdo y de conocernos un poquito más a nosotros mismos ahora también somos conscientes de la importancia de la misión que nos concierne, ¡todos juntos somos capaces de hacer cosas maravillosas!

(Escrito por Marta García, MSJ de Alicante)



No hay comentarios:

Publicar un comentario